Por Buga

Con mucho respeto del origen, el productor italiano Francesco Cucchi, ha logrado ser parte del proceso en que un género extremadamente local y marginal, se posicionara como uno de los sonidos electrónicos más prometedores de la actualidad global. Hablamos del gqom, un ritmo crudo y violento de las poblaciones periféricas de Durban, en Sudáfrica. Gracias al sello que Francesco montó en su base actual en Inglaterra, Gqom Oh!, artistas desconocidos para el mundo, están en las mayoría de las plataformas de distribución digital, en ediciones físicas en vinilo y llegando a carteles de festivales en distintas partes del mundo.

Ahora bajo el pseudónimo de Nan Kolè y con el apoyo de sus amigos sudafricanos, lanza su debut EP en el sello Black Acre. Este sello británico es conocido por alojar lanzamientos de otros italianos que exploran sonidos del continente africano, DJ Khalab y el ya mundialmente reconocido Clap! Clap!. Lo interesante de este material, es que ambos tracks originales tienen influencias de ritmos del ghetto, pero presentan propuestas un poco más digeribles para el público tradicional, siendo un buen puente entre lo que se escucha en los taxis de Durban y los clubes de Europa. La nota más dura la ponen los remixes de Citizen Boy y Formation Boyz, presentando el original sonido del gqom.

Este material funciona como un buen acercamiento a un estilo musical que está tomándose el mundo paso a paso, con Nan Kolè como un embajador y padrino del movimiento, por algo el EP fue nombrado “Malumz”, que significa tío en Zulu. Aquí Francesco presenta su versión personal de lo que para el se ha transformado en algo más que un género, si no que pasó a formar parte de su familia extendida, con la cual además de apoyar la cultura, ha podido viajar por el mundo y ser quien conecte a los chicos que están jugándose la vida en esto, con la audiencia interesada en la autenticidad de la música. Quizás una de las formas más honestas y sustentables de apropiación cultural en la música que se han visto en el último tiempo.