ACID A LA VENA: X.A.T + VNZO 

ENTREVISTA Y PHOTOSHOOT POR TECTÓNICA MAG

El productor porteño VNZO desde que tomó base en Santiago de Chile comenzó a colaborar con diferentes personajes de la capital, entre ellos Fabian Rubilar, quien ha firmado con diferentes alias dentro del circuito de Lives en la electrónica nacional utilizando nombres como los de Nada, No Model o E.S.S.D, este último alias con una reciente edición en vinilo a través del sello europeo OS XXX. Fabian deambula entre Estados Unidos, México y Chile de forma transitoria, usando del nuevo aka de X.A.T. (X As a Tourist) y junto a VNZO arman esta dupla que podremos oír el próximo 10 de Marzo en Moonloop. 

¿Que es para ti el Acid?

VNZO: El Acid para mi vendría siendo una sub denominación que se puede aplicar en varios géneros, hablando sobre el material que estamos presentando lo denominaría como un híbrido con una intención industrial y acida, en la cual se aplica un variado procesamiento de las baterias y las lineas de bajos que trabajamos con 2 clones de la clásica Tb-303. Esto nos da la opción de poder improvisar y modular los bajos en tiempo real.

¿Cuales son las máquinas que serían irremplazables en este momento y por qué?

VNZO: En el caso del trabajo con X.a.t creo que una de las cosas que es indispensable es la tb 303, el cual es un sintetizador relativamente básico con un osc, en la cual vamos soltando patterns en modo de relevo, lo mismo con el trabajo de baterias, si bien tocamos juntos y mezclamos secuencias, también hay momentos donde nos damos un espacio para que uno suene por unos minutos. Las melodías son en gran mayoría guiadas por la linea de bajo que la tb 303 genera.

¿Por qué unas maquinas pueden intervenir en la pista y ponernos a bailar?

X.A.T: Las dinámicas que ofrecen ciertos dispositivos tienen una particularidad especifica que esta supeditada a sus componentes eléctricos y a  la forma en que estos generan sonidos y a su vez lo procesan,  actualmente hay una industria que propone y a su vez impone un sonido a través de ediciones y  re-ediciones de  maquinas de ritmos, sintetizadores, secuenciadores etc, las cuales generan una especie  de estandarización y reglamentación de ciertos procesos creativos específicos, una lógica funcional que opera con gran naturalidad  en los clubes  dado que son sonidos ya vinculados a corrientes y escuelas de sonido (estética) que ya están mas que establecidas dentro de la historia de la “música electrónica”, no por esto son manifestaciones menos importantes que no hay que dejar de comprender y revisar.

¿Cuales son las máquinas que serían irremplazables en este momento y por qué?

X.A.T: Siguiendo con lo mencionado en el punto anterior creo que para generar  “música de club” (un concepto que es bastante discutible y difícil de definir) es necesario tener en cuenta las diferencias y similitudes entre las corrientes estéticas (sonido) al interior de la “música electrónica”. Tengo cierta afinidad con el “ACID” por el desarollo y las posibilidades dinámicas de una maquina que fue originalmente creada para ser utilizada como acompañamiento de instrumentistas pero que luego se convirtió en un instrumento en sí mismo (muy genuino por su materialidad). Podemos analizar los usos  de esta maquina desde el clásico Problèmes d’amour de Alexander Robotnick  (1984), posteriormente (o paralelamente) Dj Pierre  y los distintos usos de ella en el New Beat, posteriormente en el pop  y otros  (solo por mencionar algunas referencias). Estamos hablando de la Roland TR-303 de la cual tengo un Clon con el cual estoy bastante conforme, también una re-edición de la Roland Tr-909 (Roland TR-09) y una Mpc 1000 (Akai) la cual es un potente secuenciador.

Con respecto a la música experimental a la cual me dedico desde antes de ingresar a la “música de club” estoy contemplando las alternativas digitales de software como Max Msp, Pure Data, Supercollider, Ableton, etc.